Carta a Yeonmi Park, Corea del Norte

Lidia María Maldonado (15 años)

THRibune | Corea del Norte | Lidia Maria Maldonado

Querida Yeonmi Park:

Me decidí a escribirte esta carta tras ver un video, que me enseñó Cruz Sánchez de Lara, en el que cuentas tu historia. Aqui esta el link a ese video http://www.vidicius.com/video/2591-kim-jong-un-odiaria-que-vieras-esto-es-exactamente-por-lo-que-lo-tienes-que-ver.html.

Me impactó mucho porque hasta ese momento yo no tenía idea de esa situación, a partir de ahí busqué información sobre sus dictadores y noticias sobre ese país. Me horrorizaron muchas de las cosas que leí y me sorprendió que la gente a quien se lo comentaba tampoco sabía de que les estaba hablando.

Espero que esto ayude para concienciar al resto del mundo sobre la horrible situación que están sufriendo las personas que viven actualmente en Norcorea desde hace setenta años y ayuden a esta organización, THRibune, o a cualquiera otra que luche contra esta situación.

Primero quería darte la enhorabuena por tener el valor de contar tu historia y luchar para que esa situación cambie.

Mi nombre es Lidia Mª Maldonado y vivo en España, un país donde hace años sufrió una transición de una dictadura a una democracia. Yo no la viví, pero mis mayores me han contado las atrocidades que se vivieron durante la dictadura. Actualmente, en mi país disfrutamos del derecho a la libre expresión, pero aun así, no nos llegan las verdaderas noticias de lo que sucede tanto en Corea del Norte, en los estados islámicos o en cualquier parte del planeta donde los derechos humanos sean tan inexistentes .

La primera vez que vi el vídeo me quedé helada, sentí un frío inmenso. No podía creer que fuese verdad, no puedo creer que exista tanta maldad, en un mundo donde supuestamente cada vez es mejor. No se puede decir que el mundo esté mejorando, cuando aún sigue habiendo situaciones como esa, en este caso en Corea del Norte.

Pienso en todo lo que has tenido que soportar y renunciar para conservar tu vida, que a mi se me hace imposible. De pequeña siempre tuve todo lo que necesité y fui muy feliz, pero me entristece y me indigna la idea de que allí no se pueda gozar ni de películas, libros, ni siquiera de una buena salud ya que no se cuenta con una alimentación adecuada.

Después de conocer tu historia, valoro mucho más la suerte de nacer en este país y de poder haber tenido y tener lo que tengo. Se que a veces nos sentimos desgraciados, todos hemos tenido esa sensación alguna vez, y me avergüenzo de haberlo sentido ahora, pero sé que volverá a ocurrir ya que el ser humano es así de egoísta, siempre se compadece de sí mismo sin darse cuenta de lo que sucede a su alrededor.

Tu madre fue muy valiente al hacer lo que hizo por ti, no todas las madres se sacrificarían así.

Entiendo porque preferiais la muerte a volver a Corea del Norte, el sentimiento de no estar seguro ni siquiera dentro de tu propia mente… tiene que ser horrible.