Peace One Day

THRibune | Peace One Day

En 2012, THRibune | Tribune for Human Rights,  intervino como parte de la campaña mundial “Peace One Day“, por la que, organizaciones de todo el mundo se unen para conmemorar el Día Internacional de la Paz, celebrado el 21 de septiembre.

Las actividades e historias de la organización Peace One Day podéis conocerlas en su web www.peaceoneday.org

El acto tuvo lugar en el Teatro Arenal de Madrid y contó con la intervención de actores y actrices que recitaron poemas sobre la paz. Agradecemos las voces a Alberto Closas, Ramón Langa, Lidia San José y Beatriz Bergamín. Cristina Narea acompañó sus poemas con su guitarra y su voz, poniendo un maravilloso broche final al acto.

 La presidenta de THR recibió el regalo de Beatriz Bergamín de un poema escrito por la poeta y actriz, que transcribimos a continuación.

(Las hijas del Nilo)

“Mujeres que no callan.

Hay mujeres de espuma y mujeres de hierro. Hay mujeres de agua y otras grandes mujeres que trabajan hasta el amanecer y antes también, de que amanezca incluso. Hay mujeres despiertas  para que duerman bien, seres a los que aman. Mujeres que despiertan, que avivan las conciencias, que cantan, que escriben, que navegan, que vuelan, mujeres creadoras, de vida y de esperanza.

Mujeres que no callan.

Mujeres que se aman a sí mismas, que conocen su cuerpo y su deseo, que conocen su alma y son buenas y malas y son libres de amar sólo, a aquel o aquella, que sepa bien amarlas.

Las que escuchan y las que acompañan, las que alimentan a sus hijos, las que abrazan en el frío y en el calor, refrescan.

Mujeres que no callan.

Pero además, hay mujeres que luchan, que hablan, que gritan, que tiritan y que son golpeadas, olvidadas, manipuladas, acosadas…  y que saben llorar. Pero no callan.

Mujeres de todas las edades que reivindican y reinventan el mundo. Mujeres líderes. Mujeres soldado. Mujeres poetas.

Pescadoras, barrenderas, abogadas, maestras, doctoras, estudiantes, empresarias, periodistas, matemáticas, filósofas. Mujeres políticas, sabias, extraordinarias… y mujeres devastadas.

Las escondidas y las iluminadas, las exiliadas, las expulsadas, las relegadas, las presas, las suicidas y las suicidadas. Las fusiladas. Las de ayer. Y las mujeres del mañana. Mujeres explotadas y mujeres que explotan. Mujeres de la calle y mujeres, en la calle.

Mujeres que no callan.

Y  también hay, mujeres cercanas a todas las mujeres. Mujeres como estas, las de aquí, las de ahora, las que miran de frente, las que no tienen miedo y las que se permiten a sí mismas que los ojos se les llenen de lágrimas. Las que abren las ventanas. Mujeres de acción y de palabra.

Mujeres como selvas, como bosques, como espejos para el resto del Mundo.

Mujeres que no callan.

Con coraje, con fuerza y con templanza; con los brazos abiertos hacia otras mujeres, hacia otros hombres, que sepan escucharlas.

Mujeres que transitan, que empujan, que comparten, que sostienen, que encienden luces y apagan fuegos, que construyen casas y reconstruyen sueños.

Que buscan su espacio dentro de un NO y que dentro de un SÍ disfrutan del resto de paisajes.

Mujeres que no callan.

Que tomen  ellas la palabra. Hagámoslo posible, hagamos, todo lo posible, para que su voz, la nuestra, quede impresa y sea respetada.

Para que su voz, la nuestra, quede escrita y no sea manipulada. Para que su voz, la nuestra, sirva a sus hijas y a las hijas de sus hijas y a las hijas del Mundo. Y sea una voz que crezca y se aposente, como se aposenta el mar, o el aire, después de la batalla.

Tomemos la palabra.”

Beatrice Bergamín