TALAQ, un relato de Cruz Sánchez de Lara en defensa de los derechos humanos

THRibune Acnur

TALAQ, un relato de Cruz Sánchez de Lara en defensa de los derechos humanos

Hoy, martes 13 de octubre, el Consejo de Ministros de España aprueba un plan para acabar con la brecha salarial, dicen que si todo sigue como hasta ahora, desaparecerá en el año 2046.

Son muchos pasos los que hemos ido dando para alcanzar una igualdad real entre hombres y mujeres, y en casi todos los casos ha sido necesario hacer primero un trabajo de sensibilización que visibilizara las desigualdades que la mitad de la población sufre en la mayor parte de las sociedades.

Hoy nos queremos centrar en un precioso trabajo realizado a iniciativa de Francisco Magallón y apoyado por UNHCR ACNUR y la Librería San Pablo.

El libro “Mujer, todos somos una” cuenta con la colaboración de 50 personas de la sociedad española que de manera solidaria le ponen voz a las mujeres con las que Francisco Magallón ha ido encontrándose a lo largo del globo terráqueo.

Os invitamos a comprar el libro y colaborar en favor de mujeres y niñas refugiadas y desplazadas. Como anticipo aquí tenéis el inicio del relato que nuestra presidenta Cruz Sánchez de Lara escribió para el proyecto:

"Ser musulmana en India es difícil. No existe una legislación civil aplicable a toda la ciudadanía en materias tan importantes como el matrimonio, el divorcio, y las sucesiones. Estas cuestiones se regulan por las normas de cada comunidad religiosa y la musulmana solo concede a las autoridades islámicas la posibilidad de interpretar la Sharía. No hay norma,
solo interpretación. Así vivimos, supeditadas a la interpretación.

Mi hermana recibió un mensaje de su marido en su teléfono móvil: “Talaq, talaq, talaq”. Enmudeció primero. Lloró amargamente después. No sabía el motivo pero sabía que era el final. Inapelable, indiscutible. Estaba divorciada. Solo con la recepción de ese mensaje. Lo había perdido todo. Había venido a visitarme y ya no tenía casa a la que regresar.

La interpretación que las autoridades islámicas hacen de la Sharia permite que el marido, incluso en ausencia de su mujer, diga o escriba tres veces Talaq y esté divorciado. Le sucede a muchas mujeres indias. Mi hermana es una más. Es injusto. Si ella hubiera pretendido divorciarse, las trabas burocráticas y procesales habrían sido un tortuoso camino.

Ella no habría podido casarse por otra vía que no fuera la religiosa. La sociedad, la familia lo habrían prohibido: la dominación. De hecho, ella no habría osado pensarlo Ahora escucha los reproches de quienes nos rodean: la culpan del repudio. Habrá hecho algo -piensan todos-, mientras ella tema cómo encarar el presente de sus hijos sin fuerzas para pensar si habrá futuro. ..."
No Comments

Post A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies